poliza de credito
24 Sep 2020

Póliza de crédito, una alternativa de financiación para empresas en tiempos de COVID-19

La búsqueda de financiación por parte de las empresas está siendo todo un reto, y una de las alternativas es la póliza de crédito, aunque muchos autónomos no conocen en qué consiste. En este artículo queremos hablar sobre ella y en qué casos conviene que la soliciten las empresas.

¿Qué es una póliza de crédito?

Es innegable que nos encontramos en un período de crisis debido al coronavirus, y que las empresas tienen que seguir haciendo frente a los gastos para continuar con su actividad. Una de las opciones, es la solicitud de una póliza de crédito.

Esta se trata de una cuenta a la que puede acceder el autónomo o la pyme para retirar la cantidad que haya pactado previamente con el banco. Como su nombre indica, es una línea de crédito con un funcionamiento similar al de la cuenta corriente.

Para poder usar esta póliza, la empresa ha de tener una cuenta a la que pueda acceder cuando lo requiera para retirar la cantidad acordada con la entidad. Previamente, el autónomo o pyme debe negociar las condiciones de dicho crédito.

Por lo general, las pólizas tienen una duración de un año, renovable si el empresario quiere hacerlo, negociando de nuevo las condiciones, como el tipo de interés, las comisiones, etc.

¿Qué diferencia hay entre una póliza de crédito y un préstamo?

Las pólizas ponen a disposición del cliente una cantidad determinada de dinero para utilizar en momentos puntuales. Es decir, al solicitarla, el empresario recibe el acceso a una cuenta con el dinero para utilizarlo cuando lo requiera.

Sin embargo, cuando se concede un préstamo, el empresario recibe el total del capital en su cuenta. Por lo tanto, se deberá devolver todo el dinero prestado y sus intereses. Mientras que en la póliza de crédito solo se pagan intereses por el dinero que realmente se usa.

¿Puede el banco cancelar una póliza de crédito?

Puede darse el caso en el que la entidad no quiera una prórroga de la póliza, siendo la decisión comunicada con al menos tres meses de antelación con respecto a la liquidación. De igual forma, si el banco decide disminuir la cantidad financiada, se deberá notificar con el mismo margen de tiempo.

¿Cuándo conviene solicitarla?

Como hemos comentado, nos encontramos en un momento en el que miles de empresas necesitan financiación para continuar con su actividad económica. Esta póliza puede ayudar en casos puntuales en los que la empresa necesita capital.

Sin embargo, no se recomienda solicitarla de forma periódica, para gastos fijos que se puedan asumir de otra manera. Ya que, el dinero solicitado conlleva una serie de intereses que hay que devolver a la entidad.

En definitiva, la póliza de crédito se convierte en una alternativa para que los autónomos y pymes puedan financiar sus gastos cuando no salen las cuentas en un determinado momento. Si necesitas asesoramiento para tu empresa, no dudes en solicitar información.

dejar un comentario

(*) requeridos

Captcha *